Luis Felipe Tenorio – lf tenorio – La Experiencia Tarot – Cali, Colombia

Viene de aquí. Hoy terminamos los alias de Satán, el emperador infernal (no conozco un ángulo interesante para Luzbel y Lucifer, así que no creo necesario hacerles un post). En las citas, las diferencias deben tener en cuenta los efectos de la traducción.

Belcebú, en la edición de 1826 de "El viaje del Peregrino" de John Bunyan

Belcebú, en la edición de 1826 de "El viaje del Peregrino" de John Bunyan

Belcebú

Posiblemente la denominación más compleja debido a problemas de traducción. De una transcripción a otra en varios idiomas, muchas veces no existía la palabra exacta para la traducción y otras algunas palabras sonaban parecido pero significaban algo diferente. Por otro lado los hebreos, como la mayoría de los pueblos, envilecían las deidades ajenas, pero tenían buenas razones militares para ensañarse con los filisteos, una colección de pueblos que hasta hoy tienen perplejos a los historiadores (parecen un agresivo pueblo emigrante de origen hindú, fenicio o persa que entró en contacto con los judíos hacia el 1100 a.C. y les dio mil dolores de cabeza).

Baal Zebul era una deidad de la ciudad filistea de Ekron y su nombre significa “Señor del Cielo” pero los hebreos, por homofonía o con ánimo insultante lo bautizaron Baal Zebub, “Señor de las moscas”. Baal, que hoy algunos predicadores de televisión lo usan como sinónimo de Satán, jamás fue el nombre de una deidad: si los filisteos hubieran adoptado a Yahvé, lo habrían llamado Baal Yahvé o parecido. En todo caso, si bien sólo hasta el destierro babilónico se decantaría la idea de separar una potencia absoluta del bien de una del mal en la religión judía, su odio por los dioses filisteos precedió esta idea. No ayudó nada a mejorar su popularidad entre los judíos que el el rey Ocozías envió mensajeros al santuario de este dios para pedir por su salud (2 Reyes 1:2-3) lo cual cabreó al profeta Elías, que procedió a maldecirlo.

Lo de “Señor de las moscas” no viene sólo de una aliteración infantil sino de la costumbre filistea de poner carne en los altares hasta pudrirse… y ya puede imaginarse lo que pensarían los adoradores de Yahvé de semejante cosa, siendo que su religión avergonzaría los hábitos de limpieza de un neurocirujano moderno.

Hay debate si Belcebú es Satán o un secuaz. La literatura apócrifa, la que más se ocupa de ángeles y diablos, es confusa: en algunos libros era un querubín, lo que lo eliminaría como el jefe de la rebelión, que era una especie de virrey y por tanto serafín; Belcebú sería regente infernal y segundo al mando. En una de las historias más curiosas de la demonología, en Pseudomonarchia Daemonum (1577), Belcebú formó con Lucifer contra Satanás y al vencer Lucifer quedó de emperador infernal. No hay noticias de Satán luego del golpe de estado. Para la línea oficial en cambio no hay duda de que Belcebú es sólo otro alias del emperador infernal desde que Jesús en Mateo 10:25 se refirió a su gran adversario con este nombre.

AZAZEL

Azazel

Viene siendo el Juan el Bautista del rey infernal. Antes de haber un demonio en la mitología judía, ya había un ritual para devolverle a esta potencia maléfica sus malas obras: el chivo expiatorio. Este demonio es el primero de toda la Biblia en Levítico 16:8; su nombre parece venir de “Azaz”, “rugoso”, en referencia al suelo pedregoso del desierto. Aunque se ha aceptado que Azazel debía tratarse de una montaña desde la cual era arrojado el chivo (y por extensión así se llama la ceremonia anual, “el Azazel”), otros estudiosos rabínicos sostienen que es el nombre de unos demonios con forma de cabra.

Azazel aparece en el Libro de Enoc. En una raza reconocida por sus habilidades manuales, Azazel venía siendo algo así como McGyver: les enseño a los hombres el arte de la guerra, a forjar armas y a las mujeres a seducir con la apariencia (según parece hizo el primer brassier) y brujería. Por sus retorcidas enseñanzas Yahvé lanzó el Diluvio para limpiar los estragos (el Diluvio explica que un libro esencialmente mágico como el de Enoc jamás ha sido perseguido, sólo dejado de lado: la malvada raza angelical justifica la decisión de Dios).

Según la tradición, fue Azazel quien preguntó ante Adán “¿Por qué un hijo del fuego debe inclinarse ante un hijo del barro?”. Ya se sabe la explicación que le dieron… Azazel, el primer nombre demoniaco en la Biblia, jamás alcanzó el estatus de Satán y la última noticia es que luego de andar enseñando barbaridades a la gente Dios le ordenó a Rafael encadenarlo de pies y manos a una roca.

Asmodeo. Escultura inspirada en las "pinturas negras" de Francisco de Goya.

Asmodeo. Escultura inspirada en las "pinturas negras" de Francisco de Goya.

Asmodeo

Este demonio aparece en el católico Libro de Tobías y no es cualquiera: gobierna los nueve infiernos, un verdadero emperador. En otras versiones es uno de los cuatro reyes infernales. Y en uno de los giros más curiosos en la imaginería infernal, John Weyer dice que es el croupier en la mesa de baccarat del infierno. Su nombre significa “demonio de la ira”, aunque la demonología judeocristiana lo tiene siempre como el demonio de la lujuria (algunos han querido ver ideas freudianas en esa doble condición de ira/sexo).

La presentación de Asmodeo es ambivalente. A veces es alegremente escandaloso, un tipo divertido, siempre dispuesto a una buena orgía o por lo menos a llevarse a la cama lo que le guste (una razón buenísima para que la iglesia odie el bisexualismo). Siendo una especie de duende sexual, protagoniza la leyenda más cómica de la demonología: como está enamorado de Sara asesina a nueve de sus maridos la noche de bodas antes de consumar el matrimonio. Tobías, el décimo, aconsejado por el arcángel Rafael, quema el corazón y el hígado de un pez y los vapores disgustaron tanto a Asmodeo que se fue hasta Egipto… donde Rafael lo estaba esperando para encadenarlo.

En otra leyenda más tenebrosa, cuando empezó a alcanzar su estatus de supremo jefe, Salomón lo invocó para ayudar a construir el Templo y el diablo, presa de los hechizos del rey (figura mayor de la demonología, no sólo un personaje bíblico) cumplió, pero le anunció que su reino sería dividido.

About these ads